La ansiedad y la depresi贸n se encuentran entre las formas m谩s comunes y com贸rbidas de psicopatolog铆a pero, 驴cu谩les son los factores que contribuyen a su inicio y posterior mantenimiento?. Sabemos por las investigaciones que uno de esos factores es el perfeccionismo, definido como la tendencia a mantener est谩ndares, metas y expectativas muy altos sobre uno mismo (Flett y Hewitt, 2002), siendo excesivamente autocr铆ticos y con una baja satisfacci贸n con respecto a las actuaciones propias. Existen evidencias que apoyan la consideraci贸n del perfeccionismo como un factor transdiagn贸stico asociado a diversas formas de psicopatolog铆a como la depresi贸n, la ansiedad social, la preocupaci贸n desadaptativa o las obsesiones (Limburg, Watson, Hagger y Egan, 2017).

Por su parte, Rossellini, Brown y Osma (2019) describen otros dos factores, adem谩s del perfeccionismo, como factores transdiagn贸sticos con respaldo cient铆fico:

1.- Intolerancia a la incertidumbre, que es la tendencia a tener reacciones cognitivas y emocionales negativas respecto a situaciones o sucesos inciertos y se asocia a los s铆ntomas de la depresi贸n, TOC, ansiedad generalizada y ansiedad social.

2.- La preocupaci贸n, la rumiaci贸n y la sensibilidad a la ansiedad. Las dos primeras las explicar茅 m谩s adelante y la 煤ltima ser铆a la creencia sobre la peligrosidad de los s铆ntomas de ansiedad (por la sensaci贸n de ahogo, el mareo, la aceleraci贸n del pulso, etc).

Otros autores como Serpell y sus colaboradores, han argumentado que hay tres facetas que subyacen a los rasgos del perfeccionismo:

  • Marcarse est谩ndares excesivamente altos, lo que genera una autoimagen pobre al no ser capaz de cumplir unos objetivos que no son razonables. Esto se considera disfuncional desde un punto de vista de la salud mental.
  • La persistencia entendida como la capacidad de mantener un comportamiento en un intento de alcanzar una meta, incluso cuando la tarea es dif铆cil o lleva mucho tiempo.
  • Y la perseveraci贸n o tendencia a continuar un comportamiento o pensamiento particular, incluso cuando deja de ser eficaz o gratificante.

Los procesos de pensamiento perseverantes se definen como pensamiento negativo repetitivo (Ehring et al., 2011) o perseveraci贸n cognitiva (Flett et al., 2016) y es uno de los signos que observamos habitualmente al realizar una evaluaci贸n en casos de sospecha de un posible trastorno de diversa 铆ndole. Considerando la literatura, la perseverancia parece ser clave para entender la relaci贸n entre las creencias metacognitivas 芦defectuosas禄 (tanto positivas como negativas en el modelo metacognitivo de Wells) y la ansiedad y la depresi贸n. As铆 mismo, los individuos con altos niveles de perfeccionismo han demostrado ser m谩s propensos a tener ese tipo de metacogniciones por su disposici贸n a controlar y evitar fallas (Macedo et al., 2014).

Tambi茅n se ha encontrado que los niveles elevados de perfeccionismo desadaptativo est谩n asociados con un mayor riesgo de suicidio en poblaciones adultas (Chang, 2000). En otra entrada abord茅 la PREVENCI脫N DE LA CONDUCTA SUICIDA EN NI脩OS Y ADOLESCENTES 馃攳 .

En este punto es importante diferenciar la preocupaci贸n de la rumia. La primera se dirige hacia el futuro, anticipando las amenazas que s贸lo el sujeto percibe como tales; se utiliza para intentar evitar un problema o tratar de resolverlo, pero mediante predicciones ansiosas y temores sobre posibles eventos negativos, con lo cual se considera como un s铆ntoma nuclear de la ansiedad generalizada. La rumia, en cambio, se caracteriza por estar orientada al pasado y se ha considerado el criterio central para los s铆ntomas depresivos (Borkovec et al., 1998; Wells y Papageorgiou, 2004; de Jong-Meyer et al., 2009 ).

El propio Macedo y sus colaboradoras se帽alan que los esfuerzos repetitivos para evitar los pensamientos negativos a menudo aumentan los comportamientos de perseverancia, desarrollando a煤n m谩s la creencia de que el pensamiento negativo repetitivo es incontrolable o da帽ino, y as铆 mantener los comportamientos asociados, incluso cuando ya no son funcionales. Los comportamientos de perseverancia desadaptativa operan en conjunto con la preocupaci贸n y la rumia (Kannis-Dymand et al., 2020).

A nivel conductual solemos observar, tanto en ni帽os como en adolescentes, conductas de evitaci贸n. En ocasiones tratan de no exponerse a situaciones concretas o bien puede estar referido a experiencias negativas internas como recuerdos, emociones y sensaciones f铆sicas. Por si no sabes que esto es algo extremadamente complejo de llevar a cabo, echa un vistazo a los experimentos sobre supresi贸n del pensamiento de Daniel M. Wegner.

Desarrollo cognitivo y ansiedad

Para que un individuo se preocupe, se requieren dos habilidades cognitivas: la capacidad de anticipar eventos futuros y la de poder ir m谩s all谩 de lo que es directamente observable.

  • Es probable que los ni帽os peque帽os, incluso en edad preescolar, puedan tener la capacidad cognitiva para preocuparse ya que es dif铆cil que generen alternativas de respuesta y pueden considerar tan s贸lo una soluci贸n ante un problema y verla como 煤nica.
  • Durante la infancia media, la capacidad de predecir resultados futuros se vuelve m谩s compleja, y los ni帽os pueden considerar un rango de diferentes posibilidades utilizando el razonamiento deductivo.
  • En la adolescencia, con un pensamiento cada vez m谩s abstracto, existe la capacidad de considerar posibles m煤ltiples resultados negativos y desarrollarlos.

Esto lo puedes encontrar en varias investigaciones de Vasey, pero en esta explora el impacto del desarrollo cognitivo en la conceptualizaci贸n de la amenaza, las im谩genes y la representaci贸n de la misma, el desarrollo del autoconcepto y el contenido de la preocupaci贸n, y la metacognici贸n y d茅ficits y distorsiones cognitivas.

Parece, entonces, que la maduraci贸n cognitiva puede permitir una mayor capacidad de predecir y elaborar posibles resultados amenazantes, que a su vez pueden estar asociados con una mayor aptitud o disposici贸n para la preocupaci贸n. Sin embargo, la maduraci贸n cognitiva por s铆 sola no puede explicar el desarrollo de la preocupaci贸n patol贸gica. La relaci贸n entre la maduraci贸n cognitiva y la metacognici贸n es clave, pero esto lo dejo para otra entrada.

Preocupaci贸n excesiva y DESADAPTATIVA en ni帽os y adolescentes

La preocupaci贸n es un fen贸meno com煤n en los ni帽os y los adolescentes, pero algunos experimentan preocupaciones excesivas que causan angustia e interferencia significativas en su vida diaria. 驴A qu茅 nos referimos cuando hablamos de preocupaci贸n? A una cadena de pensamientos e im谩genes con efectos negativos y relativamente incontrolables (Borkovec et al. 1983) o a un proceso cognitivo anticipatorio que implica pensamientos repetitivos (sobre todo verbales), relacionados con posibles resultados amenazantes y sus posibles consecuencias (Vasey y Daleiden, 1994).

A menudo leemos o escuchamos en los medios de comunicaci贸n, asociaciones y profesionales varios, que los ni帽os con una Alta Eficiencia Cognitiva son muy sensibles (a partir de ah铆 se crea un fen贸meno sin sustento cient铆fico ninguno como es el PAS o 芦personas altamente sensibles禄 鈽笍馃摙馃洃鈿狅笍, sobre lo cual no vas a encontrar estudios serios) porque se preocupan por temas que no les corresponden por edad (as铆 se describe tanto en libros como en informes) como pueden ser cuestiones econ贸micas, sociales, morales, etc.

El problema es que parecen obviar que tanto los ni帽os en la pubertad (10-13 a帽os) como los adolescentes con un Trastorno de Ansiedad Generalizada o bien aquellos que tengan s铆ntomas sin que estos se hayan consolidado a煤n (tengan altas capacidades o no, trastornos del neurodesarrollo o no, sean altos/bajos/rubios/morenos/suecos o colombianos), se preocupan excesivamente por una serie de cuestiones como su salud y la de los dem谩s, la escuela, el da帽o personal, su familia, la muerte, lo que otros piensan, y cuestiones sociales m谩s amplias, como la falta de vivienda (Weems et al. 2000). Adem谩s de esto, la preocupaci贸n tambi茅n es una caracter铆stica de otros trastornos como el trastorno de ansiedad por separaci贸n y la fobia social.

El desarrollo cognitivo conduce a una mayor elaboraci贸n de preocupaciones y eso aumenta la posibilidad de que surja una preocupaci贸n personal, pero ser谩n la frecuencia, duraci贸n e intensidad junto con la rumia y la perseveraci贸n las que nos indiquen si estamos ante un problema o bien frente a un ni帽o o adolescente que simplemente reflexiona sobre el mundo.

Hay diferencias basadas en la edad en la presentaci贸n de la preocupaci贸n, con estudios que indican que los ni帽os mayores se preocupan m谩s que los m谩s peque帽os y que los s铆ntomas de ansiedad y preocupaci贸n excesiva a lo largo de la adolescencia son un factor de riesgo para el desarrollo de trastornos de ansiedad en la edad adulta (Pine et al. 1998). Adem谩s de esto, Barlow (2002) sugiere que a medida que la ansiedad aumenta y se vuelve m谩s cr贸nica, tambi茅n lo hace la preocupaci贸n, hasta que ambos alcanzan un nivel patol贸gico.

Flett y Hewitt, citados al inicio de esta entrada, escribieron un libro sobre la naturaleza del perfeccionismo y, en concreto, sobre el perfeccionismo desadaptativo, sintetizando toda la investigaci贸n hasta ese momento. Barlow, por su parte, identifica las caracter铆sticas centrales de la ansiedad e integra conocimientos sobre Psicolog铆a del Desarrollo y Psicolog铆a del Aprendizaje, Neurociencia Cognitiva, y habla sobre los trastornos emocionales, su etiolog铆a, evaluaci贸n y tratamiento. Tienes ambos en la BIBLIOGRAF脥A ESPECIALIZADA 馃攳.

Cuando el perfeccionismo es POSITIVO

Aunque la investigaci贸n suele centrarse en los aspectos negativos del perfeccionismo, algunos autores conceptualizan esta variable con dos dimensiones: una adaptativa y otra desadaptativa. Parece que los an谩lisis factoriales revelan que pr谩cticamente cualquier medida de perfeccionismo refleja esas dos formas b谩sicas (Stoeber & Otto, 2006) que tambi茅n son denominadas como <esfuerzos perfeccionistas> y <preocupaciones perfeccionistas>, respectivamente.

No obstante, otros investigaciones como los mencionadoss Flett y Hewitt han expresado dudas sobre que el perfeccionismo pueda ser en alguna medida saludable, positivo o adaptativo.

En un estudio con alumnos de Psicolog铆a quisieron evaluar las distintas asociaciones de las dos dimensiones con medidas de bienestar psicol贸gico, satisfacci贸n con la vida y el estado de 谩nimo. Para entender bien qu茅 trataban de medir, necesitamos saber qu茅 se entiende por cada uno de estos indicadores:

  • El bienestar psicol贸gico se refiere al sentido de prop贸sito y direcci贸n, la autorrealizaci贸n y el logro de relaciones satisfactorias teniendo en cuenta, a su vez, seis dimensiones: autonom铆a, dominio ambiental, crecimiento personal, relaciones positivas con los dem谩s, prop贸sito en la vida y autoaceptaci贸n (Ryff, 1989).
  • La satisfacci贸n con la vida se refiere a un proceso de juicio en el que los individuos eval煤an la calidad de sus vidas sobre la base de su propio conjunto 煤nico de criterios (Pavot & Diener, 1993).
  • El afecto ser铆a la experiencia positiva Vs. negativa en aspectos relacionadas con el cari帽o, la estima, el aprecio, la amistad, la ternura, el amor, etc. (Ryff, 1989).

Por los resultados, aunque se necesita a煤n mucha investigaci贸n sobre este tema, el esfuerzo perfeccionista incluye dimensiones adaptativas como el empe帽o por la excelencia, la organizaci贸n, la planificaci贸n y tener altos est谩ndares para los dem谩s. Esta concepci贸n parece mostrar una fuerte asociaci贸n con una evaluaci贸n multidimensional del bienestar psicol贸gico y tambi茅n se asoci贸 positivamente con la satisfacci贸n con la vida.

El esfuerzo perfeccionista tambi茅n estaba fuertemente asociado con el estado de 谩nimo positivo, e inversamente asociado con el estado de 谩nimo negativo. Las escalas del estado de 谩nimo midieron tanto la dimensi贸n del afecto de valencia (agradable Vs. estado de 谩nimo desagradable) como la dimensi贸n del afecto de excitaci贸n (activaci贸n Vs. desactivaci贸n) y los datos parecen demostrar que hay una fuerte asociaci贸n con los resultados psicol贸gicos positivos que implican afecto.

Con respecto al perfeccionismo desadaptativo o preocupaciones perfeccionistas, incluye preocupaci贸n por errores, necesidad de aprobaci贸n, rumia y la presi贸n parental percibida. Los resultados de esta investigaci贸n revelaron fuertes asociaciones negativas con los indicadores de bienestar psicol贸gico, satisfacci贸n de la vida y estado de 谩nimo positivo.

Estas dimensiones del perfeccionismo implican experimentar ansiedad por hacer las cosas incorrectamente, no cumplir con los est谩ndares, ser juzgado por otros y preocuparse por el rendimiento. Los resultados proporcionan evidencia de que estos comportamientos perfeccionistas pueden ser desadaptativos.

En consulta, cuando ves ni帽os y adolescentes durante a帽os y conoces bien su historia de desarrollo y creas un v铆nculo fuerte y seguro, eres capaz de distinguir cu谩ndo ese perfeccionismo que muestran est谩 limit谩ndolos en vez de potenciando sus capacidades y es ah铆 cuando hay que intervenir.

Intervenci贸n Psicoeducativa en ni帽os y adolescentes con un PERFECCIONISMO DESADAPTATIVO

Si, como vimos en las investigaciones previas, el esfuerzo perfeccionista est谩 asociado a resultados psicol贸gicos positivos, una intervenci贸n puede estar dirigida hacia aquellos menores que reportan niveles bajos de bienestar psicol贸gico, satisfacci贸n en la vida y afectos positivos como medida preventiva que evite el desarrollo de trastornos emocionales en la etapa adulta.

Una intervenci贸n que promueva los procesos cognitivos implicados en el desarrollo de una mayor organizaci贸n y planificaci贸n, al tiempo que alientan el desarrollo de normas internalizadas para el logro, podr铆a estar asociado con mejores resultados psicol贸gicos positivos. En otra entrada ya habl茅 sobre la METACOGNICI脫N 馃攳 y la mejora del rendimiento acad茅mico.

Los ni帽os y adolescentes que experimentan altos niveles de perfeccionismo desadaptativo pueden beneficiarse tambi茅n de intervenciones dise帽adas para reducir su tendencia a preocuparse por los errores, la perseveraci贸n, la intolerancia a la incertidumbre o las conductas de evitaci贸n mientras se trabajan formas positivas de afrontamiento de los problemas, sin olvidarnos de las altas expectativas (y presi贸n) que algunas progenitores ejercen sobre sus hijos.

Por 煤ltimo, a帽adir que en el caso de menores con Alta Eficiencia Cognitiva no se debe caer en el error de pensar 芦es que estos ni帽os son as铆禄 o que 芦tienen un perfil socioemocional determinado禄, como vemos y o铆mos afirmar a algunos profesionales de distintas disciplinas, mayoritariamente desde el 谩mbito educativo, pero tambi茅n m茅dico e incluso psicol贸gico.

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

error: Pide permiso al autor