Los comportamientos de riesgo para la salud que contribuyen a las principales causas de morbilidad y mortalidad entre j贸venes y adultos se establecen habitualmente durante la ni帽ez y la adolescencia, se extienden hasta la edad adulta, est谩n interrelacionados y se pueden prevenir (CDC, 2007). Las decisiones sobre c贸mo y cu谩ndo intervenir podr铆an conducir a diferentes resultados, efectos secundarios y maneras distintas de abordar los problemas dentro de las culturas y entornos, por eso la prevenci贸n ha adoptado un enfoque de desarrollo centrado en los ni帽os y los adolescentes, a fin de facilitar trayectorias que den resultados positivos.

La conducta suicida es un fen贸meno complejo, multicausal y multidimensional cuya delimitaci贸n, abordaje, tratamiento y prevenci贸n requiere de un enfoque amplio que incluya variables biol贸gicas, psicol贸gicas y sociales (Fonseca-Pedrero et al., 2019). Debemos detectar y comprender los s铆ntomas que presenta el individuo, el riesgo de desarrollar s铆ntomas en el futuro y el pron贸stico general.

驴Se puede prevenir? Las investigaciones indican que un 45% de las personas que se suicidan acudieron a su m茅dico de atenci贸n primaria en el mes previo y hasta un 77% durante el a帽o anterior, ascendiendo esta cifra el 90% si hablamos de adolescentes (McCarty et al., 2011).

M谩s de 800.000 personas se suicidan cada a帽o (OMS, 2014). El suicidio consumado en poblaci贸n adolescente y adultos j贸venes (15-29 a帽os) es la segunda causa de muerte a nivel mundial. En este metaan谩lisis (Lim et al., 2019) se encontr贸 que, para adolescentes, la prevalencia anual de intento de suicidio fue del 4,5% y la de ideaci贸n suicida del 14,2%. En Espa帽a la de intento de suicidio es del 4% y la de ideaci贸n un 30%.

En el 煤ltimo informe sobre causas de muerte en Espa帽a del Instituto Nacional de Estad铆stica (INE, 2020), se revela que casi cuatro mil personas se quitaron la vida ese a帽o. Del total, catorce eran menores de 15 a帽os (7 ni帽os y 7 ni帽as), y trescientos ten铆an entre los 15 y los 29 a帽os. A esta cifra habr铆a que a帽adirle casos que no se contabilizan por diversas circunstancias, as铆 como tener en cuenta las tentativas de suicidio que no llegan a consumarse y la ideaci贸n y planificaci贸n.

Causas del suicidio

Existen multitud de modelos te贸ricos que pretenden determinar la etiolog铆a o causa que subyace a la conducta suicida, pero todos se fundamentan de una manera u otra en el modelo cl谩sico de vulnerabilidad-estr茅s. Dos personas pueden desarrollar la misma conducta suicida mediante mecanismos etiol贸gicos diferentes, de la misma manera que los mismos mecanismos causales pueden dar lugar a diferentes tipos de conductas suicidas. A d铆a de hoy, dichos mecanismos son apenas comprendidos (Cha et al., 2018).

Los modelos m谩s actuales de conducta suicida son los de O鈥機onnor y Portzky, 2018 y en Espa帽a tenemos el trabajo de Fonseca-Pedrero y P茅rez Alb茅niz donde muestran un modelo de red de conducta suicida, salud mental y bienestar emocional en adolescentes donde cada persona tendr铆a una red propia que puede conducir, o no, a un determinado comportamiento suicida en funci贸n de la interacci贸n entre el estado mental, la carga de estr茅s ambiental y el grado de resiliencia o resistencia.

D1- Conducta de suicidio

D2- Bienestar emocional

D3- S铆ntomas de depresi贸n

D4- Problemas emocionales

D5- Problemas de conducta

D6- Problemas con los compa帽eros

D7- Hiperactividad

D8- Conducta prosocial

D9- Toma de perspectiva

D10- Fantas铆a

D11- Preocupaci贸n emp谩tica

D12- Malestar personal

D13- Atenci贸n emocional

D14- Claridad emocional

D15- Reparaci贸n emocional

D16- Reevaluaci贸n cognitiva

D17- Supresi贸n (regulaci贸n emocional)

D18- Afecto positivo

D19- Afecto negativo

D20- Autoestima

Detecci贸n y Prevenci贸n de la CONDUCTA suicida

La prevenci贸n ha sido conceptualizada desde los a帽os sesenta con Caplan a la cabeza (prevenci贸n primaria, secundaria y terciaria) o Gordon un par de d茅cadas despu茅s (prevenci贸n universal, selectiva, indicada), pero en el siglo XXI entendemos la prevenci贸n dentro de un amplio abanico de posibilidades, desde detener un comportamiento problem谩tico para que nunca ocurra a promover pol铆ticas institucionales, comunitarias y gubernamentales que fomentan el bienestar f铆sico, social y emocional de la comunidad en general; pasando por retrasar el inicio de dicha conducta problema, reducir el impacto de la misma o bien fortalecer el conocimiento, las actitudes y el tipo de conducta que impulsan el bienestar emocional y f铆sico (Romano & Hage, 2000).

Numerosos estudios han demostrado que la prevenci贸n en salud mental es necesaria:

1.- La evidencia cient铆fica sugiere que las enfermedades y trastornos mentales est谩n vinculadas a otros problemas cr贸nicos de salud (Volgelzangs et al., 2008).

2.- Se ha demostrado la eficacia de la prevenci贸n para mejorar el funcionamiento humano y reducir el sufrimiento psicol贸gico (Catalano et al., 2002).

3.-Los servicios e intervenciones de prevenci贸n contribuyen a promover la salud y el bienestar de las personas, las comunidades y las naciones (OMS, 2008).

4.- La expansi贸n de los servicios preventivos reduce los costos de la atenci贸n de la salud mental (Tolan & Dodge, 2005).

5.- Desde la infancia hasta la edad adulta, el acceso a servicios e intervenciones preventivas es importante para mejorar la calidad de vida y el funcionamiento humano y reducir la enfermedad y la muerte prematura (Grunberg & Klein, 2009).

6.- Las intervenciones tempranas y focalizadas pueden limitar la duraci贸n y la gravedad de los s铆ntomas y mejorar el funcionamiento (Durlak, Weissberg, & Pachan, 2010).

7.- Los beneficios de la prevenci贸n se han demostrado mediante la reducci贸n de las enfermedades y los comportamientos problem谩ticos, la mejora del funcionamiento humano y la posibilidad de reducir los costos de la atenci贸n de la salud (Durlak, Weissberg, & Pachan, 2010).

La comprensi贸n de la conducta suicida implica reconocer la existencia de factores de riesgo y de protecci贸n, as铆 como factores precipitantes, sabiendo que estos pueden estar presentes tambi茅n en otras problem谩ticas como indiqu茅 en CAUSAS DEL ABANDONO ESCOLAR 馃攳.

  • Factores de riesgo: a nivel individual destaca la existencia de trastornos como el TCA, de ansiedad, de personalidad, depresi贸n mayor, etc); factores psicol贸gicos como la desesperanza, una baja autoestima, rigidez cognitiva, falta de habilidades sociales o d茅ficit en resoluci贸n de problemas; y otros como discapacidad o dolor cr贸nico, as铆 como haber intentado suicidarse en otras ocasiones. Tambi茅n hay factores familiares y contextuales que influyen: acontecimientos estresantes, falta de apoyo, nivel socioecon贸mico, situaci贸n laboral, bajo nivel educativo, historia de maltrato f铆sico y abuso sexual, bullying y ciberbullying o f谩cil acceso a medios de suicidio.
  • Factores precipitantes: problemas con el grupo de iguales (peleas, primeras relaciones, cambio de grupo, rupturas amorosas), acontecimientos vitales estresantes, PREOCUPACI脫N EXCESIVA Y RUMIACI脫N, conflictos familiares o dificultades de aprendizaje.
  • Factores protectores: estrategias de afrontamiento positivas, locus de control interno, relaciones personales cercanas y satisfactorias, buen nivel educativo, actitudes y valores positivos hacia la vida.

El proceso de detecci贸n debe estar basado en los modelos psicol贸gicos te贸ricos con mayor respaldo cient铆fico. Adem谩s de conocer los factores mencionados y saber detectarlos, se debe reconocer el estado de salud mental general, para lo que el profesional debe estar cualificado y debidamente formado. En el 谩mbito educativo, tanto este como otros asuntos deben ser tratados por Psic贸logos Especialistas en Educaci贸n, sin olvidar que tan importante como una buena evaluaci贸n inicial son las fases de monitorizaci贸n y seguimiento del caso.

驴Qu茅 hago si un alumno amenaza con suicidarse?

Siempre que sospechemos o conozcamos situaciones de riesgo relacionadas con el comportamiento suicida (no s贸lo la comunicaci贸n de realizar el acto, sino tambi茅n la ideaci贸n o un cambio de comportamiento llamativo), deberemos seguir un protocolo de seguridad e intervenci贸n que incluya al menos dos cosas:

鉁旓笍 Estrategias de prevenci贸n

鉁旓笍 Estrategias de actuaci贸n

En el 谩mbito educativo se deben seguir protocolos de seguridad e intervenci贸n realizados por profesionales de la psicolog铆a y especializados en educaci贸n, como este de Jose Antonio Luengo, actualizado a 2021.

Otro material interesante es el del presidente de la Asociaci贸n de Investigaci贸n, Prevenci贸n e Intervenci贸n del Suicidio (AIPIS), Javier Jim茅nez Pietropaolo. Este psic贸logo cl铆nico elabor贸, junto con una serie de colaboradores, esta gu铆a para docentes de la Comunidad de Madrid.

驴Qu茅 se帽ales de alarma debemos tener en cuenta?

  • Visi贸n negativa de la vida, del futuro y de uno mismo
  • Cambios en el comportamiento
  • Ca铆da significativa del rendimiento acad茅mico
  • Dificultades para concentrarse
  • Preocupaci贸n o s铆ntomas de ansiedad inusuales
  • Somatizaciones
  • Cambios en los h谩bitos de sue帽o y/o alimentaci贸n
  • Uso inesperado de alcohol y drogas
  • Cambios de humor

Programas PSICOEDUCATIVOS de PREVENCI脫N en Salud Mental para ni帽os y adolescentes

Los programas de prevenci贸n deben seleccionarse en base a una cuidadosa revisi贸n con el objeto de elegir aquellos que est茅n emp铆ricamente respaldados en su contexto espec铆fico. Por tanto, los psic贸logos tienen que mantenerse al d铆a sobre los resultados m谩s actualizados de la investigaci贸n y ofrecer as铆 la mayor garant铆a seg煤n la poblaci贸n y los objetivos identificados.

Dentro del <Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU> nos encontramos con la Administraci贸n de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, conocida por sus siglas en ingl茅s, SAMHSA, dentro de la cual podemos acudir al ‘Centro de Recursos de Pr谩cticas Basadas en Evidencia’. A lo largo de m谩s de 150 resultados, localizamos una serie de programas preventivos centrados en ni帽os y adolescentes, como pueden ser:

馃敹 Aprendizaje socioemocional

馃敹 Mejora de la salud mental

馃敹 Ansiedad

馃敹 Conductas violentas

馃敹 Abuso de sustancias

馃敹 Asistencia al estudiante

馃敹 Pr谩cticas educativas de apoyo

馃敹 Trastorno del Espectro Alcoh贸lico Fetal (FASD)

En Espa帽a, los programas evaluados eficaces son aquellos realizados sistem谩ticamente y que tienen actividades que promueven la capacidad de comunicaci贸n, la conducta prosocial, la capacidad para resolver conflictos pac铆ficamente, el desarrollo de valores 茅tico-morales, la capacidad de empat铆a, la autoestima y estima de los dem谩s; la capacidad para identificar emociones, para comprender causas y consecuencias de las emociones, as铆 como el afrontamiento constructivo de la mismas; la destreza para gestionar emociones negativas, y para fomentar las emociones positivas; el respeto por las diferencias y la reflexi贸n sobre los prejuicios (Garaigordobil, 2018b).

Este tipo de programas psicoeducativos pueden aplicarse en la prevenci贸n de multitud de problem谩ticas: bullying y ciberbullying, conductas antisociales, violencia f铆sica o psicol贸gica, conductas de riesgo, trastornos del comportamiento, etc.

Por otra parte, un grupo de trabajo elabor贸 en 2011 la Gu铆a de Pr谩ctica Cl铆nica de Prevenci贸n y Tratamiento de la Conducta Suicida para el Ministerio de Sanidad, Pol铆tica Social e Igualdad, que puede servir de apoyo para los profesionales. Disponemos de otras herramientas como SENTIA (Escala de Conducta Suicida para J贸venes, de Fonseca-Pedrero y colaboradores) y la conocida C-SSRS- Columbia-Suicide Severity Rating Scale (Posner et al., 2011).

Debemos colaborar entre todos para acabar con esta lacra que se lleva cientos de miles de vidas al a帽o y el primer paso es la prevenci贸n desde la infancia.

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

error: Pide permiso al autor