Sabemos que la psicolog√≠a cient√≠fica dio sus primeros pasos en 1879 con el primer laboratorio experimental de Wilhem Wundt en la Universidad de Leipzig, Alemania. La idea era describir fen√≥menos psicol√≥gicos con una precisi√≥n similar a la observada en las llamadas ciencias naturales. Los primeros psic√≥logos educativos ten√≠an claro que esta disciplina proporcionar√≠a las bases para estudiar el aprendizaje humano, y ser√≠a la ¬ęvertiente¬Ľ americana la que profesionalizar√≠a la Neuropsicolog√≠a Escolar, dentro de la Psicolog√≠a Educativa, tras casi cien a√Īos de investigaciones.

Para entender los aspectos esenciales que abarca la Psicología Especializada en Educación y cómo dentro de ésta la Psicología Escolar ha ido evolucionando en los procesos de evaluación e intervención gracias a la Neuropsicología, podemos acudir a varias figuras representativas:

  • John Dewey, quien abog√≥ por la aplicaci√≥n pr√°ctica de la psicolog√≠a e insisti√≥ en que las teor√≠as y modelos cient√≠ficos deb√≠an ser herramientas en las que apoyarnos para ser capaces de manejarnos en el mundo, fue tambi√©n el creador del aprendizaje basado en proyectos. Estaba convencido que los docentes deb√≠an ense√Īar a los alumnos a trav√©s de la experimentaci√≥n real.
  • Alfred Binet, quien abandon√≥ sus estudios de Derecho al estar interesado por la psicolog√≠a y el trabajo de Charcot sobre la hipnosis. Posteriormente, tras el nacimiento de sus hijas, comenz√≥ a interesarse por el desarrollo cognitivo y la inteligencia, siendo el primero en dise√Īar una escala junto a un colega psiquiatra, conocida por todos como la Binet-Simon.
  • Lewis Terman adapt√≥ dicha escala a la poblaci√≥n americana y fue denominada como la Stanford- Binet, adem√°s de ser conocido tambi√©n por llevar a cabo los mayores estudios psicom√©tricos longitudinales a personas consideradas como <dotadas>.
  • Leta Hollingworth, quien propuso que los ni√Īos m√°s capaces tambi√©n necesitaban una INSTRUCCI√ďN DIFERENCIADA ūüĒć y no s√≥lo los que ten√≠an alguna dificultad en los aprendizajes b√°sicos. Fue alumna de Thorndike y trabaj√≥ en un centro para ¬ędeficientes mentales¬Ľ, denominaci√≥n que se le daba hace cien a√Īos a lo que hoy ser√≠a un trastorno del desarrollo de la inteligencia, donde se dedicaba a utilizar la Stanford-Binet y lleg√≥ a la conclusi√≥n que algunos ten√≠an una inteligencia promedio y que los problemas que presentaban se deb√≠an m√°s bien a una mala adaptaci√≥n a su entorno por diferentes factores y causas.
  • Edward L. Thorndike, primer dise√Īador experimental en el campo de la Educaci√≥n (sobre el que ya habl√© en BREVE HISTORIA DE LA PSICOLOG√ćA EDUCATIVA ūüĒć), public√≥ varias obras destacadas en el primer cuarto del s. XX: Psicolog√≠a Educativa, Principios de la ense√Īanza basada en Psicolog√≠a, Medici√≥n mental y social, Educaci√≥n-primer libro.

Es decir que, las investigaciones sobre c√≥mo aprendemos y c√≥mo podemos mejorar el rendimiento con el m√©todo de ense√Īanza, datan de hace casi 150 a√Īos si aplicamos los principios de la Psicolog√≠a. ¬ŅY qu√© pasa con la parte ¬ęneuro¬Ľ? ¬ŅEn qu√© √©poca se entremezcl√≥ con la Psicolog√≠a Educativa? Pues casi desde el inicio, como pone de manifiesto lo que explicaba William James en diferentes charlas a los maestros ya en 1899.

Este autor, considerado el ¬ępadre¬Ľ de la psicolog√≠a americana, nos habla en ese fragmento de la capacidad de resoluci√≥n ante situaciones novedosas, as√≠ como de la adaptaci√≥n al entorno; habla de almacenamiento y recuperaci√≥n de la informaci√≥n; de representaciones mentales; organizaci√≥n de la conducta; y tambi√©n de aprendizaje e inhibici√≥n. Con todo, no fue hasta 1980 que comenz√≥ a aplicarse el conocimiento neuropsicol√≥gico a los llamados Trastornos del Aprendizaje y fue de la mano de William H. Gaddes y Dorothy Edgell.

En esa √©poca hab√≠a una seria preocupaci√≥n sobre la falta de formaci√≥n de los psic√≥logos escolares en las bases fisiologicas y neuropsicol√≥gicas de la conducta, pues hasta entonces se hab√≠a obviado el papel del SNC sobre el comportamiento y el enfoque predominante hab√≠a sido el conductual. En el mismo a√Īo del libro de Gaddes y Edgell, la Asociaci√≥n Nacional de Psic√≥logos Escolares en EEUU form√≥ un grupo de neuropsicolog√≠a y, junto con la Academia Nacional de Neuropsicolog√≠a, realizan formaciones y capacitaciones anuales sobre neuropsicolog√≠a para psic√≥logos escolares centradas en evaluaci√≥n e intervenci√≥n.

En 1981, Hynd y Obrzut escribieron un art√≠culo en la ‘Revista de Psicolog√≠a Escolar’ con la finalidad de aportar un marco conceptual a dicha subespecializaci√≥n y, con el esfuerzo de unos y otros, fueron cimentando la profesi√≥n de neuropsic√≥logo educativo o escolar.

¬ŅPsicolog√≠a Educativa y Neuropsicolog√≠a en Espa√Īa?

Hace m√°s de una d√©cada que se intenta introducir un ¬ęm√°ster profesionalizante¬Ľ en Psicolog√≠a de la Educaci√≥n, olvid√°ndose de la parte <neuro> y sin demasiado calado. Esto es, sin una propuesta clara y unificada, qued√°ndose en m√°s de lo mismo como le sucede al M√°ster en Psicolog√≠a General Sanitaria. Por otra parte, los m√°steres en Neuropsicolog√≠a Cl√≠nica no suelen tocar nada de aprendizaje y Alta Eficiencia Cognitiva y, cuando lo hacen, es tambi√©n desde el desconocimiento de toda la parte psicoeducativa.

Teniendo ya una base formativa en la disciplina de Psicolog√≠a, tanto con la antigua Licenciatura como con el Grado, lo l√≥gico en el caso de la psicolog√≠a educativa es realizar un posgrado especializado en evaluaci√≥n e intervenci√≥n (a ser posible con profesionales que sepan evaluar e intervenir ūüďĘ‚ö†ÔłŹūüĎćūüŹĽ) como hacen en EEUU.

Posgrado en Neuropsicología

Hay que conocer los trastornos del neurodesarrollo (existe vida m√°s all√° del TEA, el TDAH y los ¬ętrastornos¬Ľ del aprendizaje); hay que saber c√≥mo se va conformando nuestro cerebro y qu√© problemas pueden surgir tanto durante el embarazo como tras el nacimiento; hay que dejar de perpetuar neuromitos, contenidos obsoletos, ense√Īar un s√≥lo enfoque y seguir insistiendo en teor√≠as nunca aceptadas por la comunidad cient√≠fica o bien discordantes con el conocimiento m√°s actualizado (el cerebro triuno y la concepci√≥n de una mente modular y todo lo que deriva de ello como LAS INTELIGENCIAS M√öLTIPLES ūüĒć o seguir pensando que la LATERALIDAD CRUZADA ūüĒć causa problemas de aprendizaje).

Dejar de hacer amalgamas de distintas profesiones o montar chiringuitos como la neuroeducaci√≥n; entender de una vez que la adquisici√≥n de la lectura, la escritura y el c√°lculo son habilidades que no vienen de f√°brica (podr√≠amos hacer una excepci√≥n, quiz√°, con la COGNICI√ďN MATEM√ĀTICA ūüĒć) sino que se aprenden y, por tanto, es fundamental ENSE√ĎARLAS ADECUADAMENTE ūüĒć y hacer un trabajo previo a la escolarizaci√≥n formal en un entorno lo m√°s enriquecido posible (sabiendo que sus dificultades pueden ser manifestaciones de algo m√°s que no se est√° viendo); conocer bien los test sin olvidar que una puntuaci√≥n no concluye nada sobre la causa de las dificultades y, por tanto, aprender a explorar la cognici√≥n (¬Ņconoces los modelos te√≥ricos? ¬ŅConoces las funciones y los m√ļltiples procesos dentro de? ¬ŅEntiendes lo que es la carga cognitiva? ¬ŅSabes identificar cu√°ndo una tarea no est√° bien dise√Īada para lo que supuestamente sirve? ¬ŅSabes c√≥mo hacer una intervenci√≥n en base a este conocimiento?).

Y tambi√©n hay que saber saber que el t√©rmino Alta Capacidad pertenece al enfoque psicom√©trico y que a lo largo de la historia en la que se ha pretendido analizar el constructo inteligencia tenemos tambi√©n otros enfoques como el evolutivo, el contextual, el sist√©mico y el cognitivo. Ninguno por s√≠ s√≥lo es SUFICIENTE para determinar nada, sino que hay que conocer las distintas perspectivas, teor√≠as y modelos. Como observ√≥ Leta Hollingworth hace ya cien a√Īos, los m√°s capaces tambi√©n necesitan una instrucci√≥n diferenciada (sin olvidar intervenir tambi√©n sobre la conducta tanto dentro como fuera del aula, que al fin y al cabo es lo que va a hacer que nos adaptemos al entorno que nos rodea o, como enunci√≥ Sternberg en su ‘T¬™ Tri√°rquica de la Inteligencia’, moldear un ambiente que nos sea favorable o seleccionar/crear uno nuevo).

Por tanto, la Neuropsicolog√≠a se convierte en imprescindible para hacer evaluaciones junto con la Psicolog√≠a Educativa para intervenir sobre el aprendizaje y otras cuestiones. Si el objetivo es facilitar la adquisici√≥n de conocimientos y optimizar el rendimiento acad√©mico, debes saber c√≥mo funciona el sistema educativo/acad√©mico, el plan de estudios, c√≥mo impacta el dise√Īo de aula y las condiciones ambientales, c√≥mo funciona la instrucci√≥n diferenciada y su implicaci√≥n en las adaptaciones, qu√© estrategias de ense√Īanza y de APRENDIZAJE AUTORREGULADO ūüĒć son m√°s efectivas, saber que una dificultad no siempre es por un <trastorno de> (¬Ņel ni√Īo presenta una escolarizaci√≥n tard√≠a? ¬ŅEl idioma en que est√° escolarizado no es el suyo materno? ¬ŅEl m√©todo de ense√Īanza no ha sido el m√°s adecuado con respecto al conocimiento cient√≠fico que tenemos hoy d√≠a? ¬ŅNo hay nada en su historia de desarrollo que indique problemas y la bajada de rendimiento es puntual por alg√ļn posible evento en su entorno cercano? ¬ŅTiene, simplemente, una menor capacidad para X pero sin que haya signos y s√≠ntomas que hagan sospechar de algo m√°s?), y tener en cuenta otras problem√°ticas como el bullying y cyberbullying, problemas emocionales, ideaci√≥n suicida, prevenci√≥n de conductas antisociales y promoci√≥n de conductas prosociales, etc.

Para evaluar e intervenir necesitas DE TODO TU CONOCIMIENTO y éste debe incluir una amplia formación en psicología (Psicología del Desarrollo, Psicopatología, Psicobiología, Psicología Cognitiva, Psicología Diferencial, Psicología de la Personalidad, etc), aunque luego te centres específicamente en Psicología Educativa y Neuropsicología para poder aplicar todo ese conocimiento al rendimiento y el aprendizaje.

Mientras las instituciones se deciden a hacer algo (o no), algunos profesionales intentamos aportar nuestro granito de arena a estudiantes y profesionales que quieran acercarse a este fascinante mundo mediante PROGRAMAS FORMATIVOS ESPECIALIZADOS ūüĒć.

Si quieres conocer un poco m√°s, lee esta entrada sobre la HISTORIA DE LA PSICOLOG√ćA EDUCATIVA ūüĒć y c√≥mo se desarroll√≥ en Espa√Īa.

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Pide permiso al autor